Los profesionales todavía no lo entienden

No es extraño que la mayoría de profesionales liberales tengan muchas veces problemas para salir adelante.

Lo que más se les complica manejar es la incerteza que rodea al dinero.

Cada mes los ingresos pueden subir, o pueden bajar.

Son inconsistentes.

Impredecibles.

Impredecibles.

De hecho, el crear un ingreso predecible y consistente se convierte en algo más importante que el conseguir un ingreso muy alto pero una única vez.

Y de hecho, no son conscientes de que cuando creas un ingreso consistente, crear ingresos más altos es mucho más fácil y rápido de conseguir.

¿Qué deben hacer para tener un ingreso más estable proveniente de su actividad, de sus conocimientos?

Dejar de cobrar por horas.

Y comenzar a cobrar por resultados y experiencia.

odavía hoy en día me sorprende que muchos profesionales sigan intercambiando horas por dinero.

Dejaron sus trabajos fijos de 8-9 horas diarias pero siguen teniendo mentalidad de empleado.

Se trata de empleados condicionados para creer que su tiempo tiene un valor determinado.

Es básico que definas tus precios de acuerdo al valor que entregas, de acuerdo a 3 ideas básicas:

1. El tiempo que has invertido durante años en adquirir las habilidades y el conocimiento que ahora ofreces, para que el cliente no tenga que hacerlo.

2El dinero y el esfuerzo que invertiste en aprender, estudiar, experimentar, acertar y fallar con diferentes métodos.

3Los beneficios y los cambios en la calidad de vida que tu producto o servicio para a generarle a tu cliente, mejorando sus relaciones, su calidad de vida, con su pareja y en su salud.

Teniendo esto en cuenta, una hora de tu tiempo es imposible de valorar.

Por lo tanto, no intercambies dinero por una hora de tu tiempo.

Cuando comprendes que cobrar por resultados es más poderoso que cobrar por tiempo dedicado, hay otra cosa maravillosa que comienza a suceder…

Empiezas a cobrar MÁS dinero por dedicar MENOS tiempo.

Si eres entrenador personal y puedes conseguir que el cliente pierda peso dedicando 30 minutos en vez de una hora…

puedes reducir tu tiempo dedicado a la mitad… pero puedes duplicar tu precio.

Porque si eres capaz de conseguirle resultados a tus clientes en menos tiempo, eso te hace más valioso y valorado.

Es por eso que viajar en avión cuesta más que en tren.
Los dos te van a dar el mismo resultado.

Pero uno lo hace más rápido, y con una experiencia para el cliente mejor.

Así que pagas más.

Aplica esto hoy mismo a tu negocio.

¿Cómo puedes proporcionar una mejor experiencia a tus clientes?

¿Cómo puedes hacer que consigan resultados en menos tiempo… y entonces cobrarles más?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *